sábado, 15 de marzo de 2014

Entrevista a Lucía Solaz Frasquet.


¡Hola!
Hoy volvemos con la sección de entrevistas. Y os traemos una a Lucía Solaz Frasquet, autora que ya habéis visto por el blog en las reseñas de dos de sus libros.
A continuación podréis conocerla un poquito mejor.


Manuscrito en el tiempo.
En la Inglaterra de mediados del siglo XIX, Claire Gordon trata de aliviar un corazón roto y paliar las limitaciones de su época componiendo una fantasía medieval de príncipes y princesas, magia y misterio. Cuando Andrea, una estudiante española en el Londres actual, encuentra casualmente parte del manuscrito y algunas cartas de Claire, se lanza a una aventura destinada a desentrañar el misterio que rodea a la enigmática escritora y a recuperar el resto de la historia de Kirstiane y Derran. Pero Andrea también tendrá que emprender su propio viaje interior y recomponer su vida en un entorno extraño. En Manuscrito en el tiempo la vida de tres mujeres en épocas bien diferentes se entrelazan en una reflexión sobre la naturaleza del amor, la construcción de la identidad y el lugar que nos corresponde como seres independientes.


Páginas: 265
ISBN: 9788493976804
Editorial: Sinerrata.
Precio: 4.99 €

Publicado: Febrero 2012
Ebook.



El retorno de los bardos.
Cuando la historia de Kirstiane y Derran revela un giro angustioso, Andrea se esfuerza por encontrar las cada vez más escasas pistas que la lleven a descubrir algo más sobre la vida de Claire y su misterioso manuscrito. En esta segunda y última entrega, la joven tendrá que enfrentarse al reto de un drástico cambio laboral, en un ambiente muy alejado de aquello a lo que está habituada, y a las crecientes dudas en su relación con Kyle. Mientras tanto, su ardua tarea de investigación la recompensará con tres inesperados testigos de la vida de Claire: su prima Agnes, una funcionaria de la cárcel de mujeres y Eleanor, una artista que influyó en su escritura.

¿Descubriremos si Claire y Edward llegaron a reencontrarse? ¿Conoceremos el final de su mágico relato y el destino de Kirstiane y Derran? ¿Podrá Andrea encontrar su sitio junto a Kyle? Los interrogantes que Manuscrito en el tiempo dejó en el aire al fin tendrán su respuesta en El retorno de los bardos.


Páginas: 404
ISBN: 9798493976835
Editorial: Sinerrata.
Precio: 7.99 €
Publicado: Marzo 2013
Ebook.



Entre sombras.
Acacia es una adolescente feliz, con amigos que la quieren, una familia que la adora e incluso un particular ángel de la guarda que la ha acompañado desde niña. Sin embargo, cuando su verdadera identidad sale a la luz, toda su existencia y lo que siempre ha creído se desmoronan a su alrededor.

En un viaje de autodescubrimiento que la lleva desde una tranquila granja en el suroeste de Inglaterra a la universidad más antigua del país y sus oscuros secretos, aprenderá no solo quién es, sino también a desarrollar sus habilidades mágicas y a enfrentarse a aquellos que pretenden manipularla.



Páginas: 233
ISBN: 9788415521006
Editorial: Sinerrata.
Precio: 7.99 €
Publicado: Noviembre 2012
Ebook.



Lucía Solaz Frasquet (Valencia, España, 1974) es licenciada en la rama de Imagen y Sonido de Ciencias de la Información y doctora en Comunicación Audiovisual. Dedicada durante varios años a la docencia y colaboradora de la revista de cine Encadenados, ha publicado los análisis fílmicos de Pesadilla antes de Navidad y La parada de los monstruos (Nau Llibres/Octaedro), así como numerosas críticas cinematográficas y artículos sobre cine, arte y literatura. Es también autora de la obra de teatro corta Ayer decidí dejar de ser un caracol.

Con sinerrata editores ha publicado Manuscrito en el tiempo y Entre sombras, su primera incursión en la narrativa juvenil.

Vive en Londres, Inglaterra, donde a menudo se la puede encontrar haciendo Tai chi, hablando del tiempo y observando las estrellas.


Entrevista:


  • Hola Lucía, primero muchísimas gracias por aceptar concedernos esta entrevista, para empezar ¿Cómo te definirías?
    ¡Muchas gracias a vosotras por el interés y vaya una pregunta difícil para empezar! Tengo la sensación de estar en un proceso de transformación constante, con lo que cualquier cosa que diga ahora seguramente mañana ya no será aplicable. Además, los seres humanos somos demasiado complejos y llenos de contradicciones para definirnos en unas pocas palabras. Confío en que mis libros hablen por sí mismos y le den una idea al lector de quién se encuentra detrás.
  • ¿Cómo eres en un día normal? ¡Espero que como cualquier otra persona normal! Si os referís a cómo es mi día a día, entonces debo decir que la rutina me parece mortal y la evito todo lo que puedo. Por suerte, cada día es diferente.En mi trabajo como escritora, cuando estoy en fase de investigación, leo, consulto personas y documentos, veo películas, voy a la biblioteca y tomo montones de notas. Cuando toca escribir, suelo desparecer del mundo durante un tiempo porque es una actividad que me consume y esos días me cuesta mucho atender los asuntos de la vida cotidiana.
  • ¿Cuáles son tus aficiones? 
Me gusta mucho el arte en general, desde la literatura al cine, la pintura y la música. También le tengo afición a la psicología, la filosofía y la historia. El Tai chi, con el que empecé a los 23 años, es una parte importante de mi vida y disfruto mucho paseando. La campiña y los parques ingleses son ideales para eso. Debo confesar además cierta obsesión con el clima. Vivo en el país perfecto, porque en Inglaterra todo el mundo parece compartir esa afición.

  • Cuéntanos un poco tu trayectoria literaria. ¿Desde cuándo y por qué empezaste a escribir? Sobre todo soy, desde que tengo memoria, una lectora voraz. Empecé a escribir en mi cabeza cuando era muy pequeña porque me costaba conciliar el sueño por las noches y contarme historias era la mejor forma de entretenerme. También lo hacía durante el día y por eso ahora creo que no se debe reñir a los niños por soñar despiertos, pues es una de las herramientas de la creatividad. Siempre me interesó tanto la novela como el ensayo y recibí algún que otro premio literario en concursos escolares a lo largo de los años.Decidí estudiar Imagen y Sonido con la vaga idea de ser guionista de cine, pero la investigación le ganó terreno a la ficción durante varios años. Uno de mis trabajos en el doctorado, un análisis en profundidad de una de las secuencias de Pesadilla antes de Navidad de Tim Burton (The Nightmare Before Christmas, Henry Selick, 1993), llevó a que me encargaran un estudio de la película para la colección Guías para ver y analizar cine de las editoriales Nau Llibres y Octaedro. Después me pidieron otro análisis y elegí La parada de los monstruos (Freaks, Tod Browning, 1932), que seguía investigando el tema de la otredad.Además de estos dos libros, a partir de 2003 publiqué numerosas críticas cinematográficas y artículos sobre cine, arte y literatura. Al mismo tiempo y justo al terminar la tesis, comencé a escribir la que sería Manuscrito en el tiempo, mi primera novela. La investigación sigue apasionándome y es una parte fundamental de las cinco novelas que he escrito hasta el momento. Podéis encontrar más información y los enlaces pertinentes, incluso una pequeña farsa teatral sobre la felicidad, aquí.
  • ¿Tienes alguna otra historia pendiente de ver la luz?
¿Tienes en mente otros proyectos literarios?Ahora mismo he acabado de revisar mi cuarta historia y terminado el primer borrador de la quinta. El viento en el agua, a caballo entre el ensayo y la novela, está ambientada en el Londres de 1948, un mundo devastado por la segunda guerra mundial donde los tres protagonistas principales deben reconstruir sus vidas. Junto a consideraciones psicoanalíticas propias de la época, encontramos una sociedad secreta, pero de corte muy diferente a la de Entre sombras, que ofrece apoyo y una visión muy alternativa del papel de la religión y otros dilemas morales. Para esta historia, que no es apropiada para el catálogo de sinerrata, estoy buscando nueva editorial.Las tormentas intangibles, mi quinta novela, se desarrolla parcialmente en la España contemporánea y gira alrededor de un transplante de corazón y la vida de tres jóvenes. Mientras Manuscrito en el tiempo, El retorno de los bardos y Entre sombras se centraban más en la identidad femenina, es estas dos últimas obras se podrán ver, entre otros temas, reflexiones sobre la construcción de la masculinidad.Ha sido todo un maratón, pero he disfrutado mucho con el proceso y esta es la primera vez en muchísimo tiempo que termino una historia sin tener otra empujando. Me alegra porque han sido unos años muy intensos y necesito un descanso. Además, eso me permite espacio mental para dedicarme a otros de mis intereses. Por ejemplo, ahora mismo estoy preparándome para participar con algunas de mis obras visuales en una exposición colectiva en Londres. Podéis echarles un vistazo aquí.
  • ¿Tienes algún ritual o momento que sea imprescindible a la hora de escribir o cuando llega la inspiración cualquier momento y lugar es bueno?Mucha gente dice que quiere escribir un libro, pero sospecho que no piensa en el trabajo ni en la disciplina necesarios para conseguirlo. Picasso declaró muy acertadamente que la inspiración existe, pero debe encontrarte trabajando.No soy amiga de rituales ni tampoco de esperar la inspiración de brazos cruzados. Cuando estoy en lo que llamo “modo escritor”, me muevo de la silla lo justo y las jornadas de 14 horas no son raras. Suelo tomar muchas notas, tanto durante la fase de investigación como a lo largo del proceso. Las ideas atacan en cualquier momento, sobre todo cuando no tengo acceso a papel y lápiz, como en la ducha, que debe ser uno de los lugares favoritos de las musas. Tienen ese sentido del humor. También me ocurre a menudo cuando me acuesto o mientras voy andando por la calle. Aunque estoy en posesión de muchísimos blocs de notas, en esos momentos no suelo llevar ninguno conmigo y cualquier papelillo me ha de servir (los márgenes de los recibos del supermercado y los mapas del metro pueden llegar a dar mucho juego).
  • ¿Cómo te afectan las críticas?
Para mí, leer es un proceso abierto, cambiante, subjetivo y personal. Esa es su belleza. Me encanta conocer las opiniones de los lectores porque cada uno parece leer una historia diferente y sacar sus propias conclusiones. Como se suele decir, no hay dos personas que lean el mismo libro.Después de años escribiendo críticas cinematográficas, estoy bastante familiarizada con el mecanismo. Una crítica, incluso cuando hablamos de profesionales, no es más que una opinión más o menos formada. No creo en la existencia de la objetividad y soy consciente de que nuestras opiniones dicen más sobre nosotros mismos que sobre los objetos criticados.Creo que una buena crítica va mucho más allá del mero “me ha gustado/no me ha gustado” y aporta un análisis en cierta profundidad que justifica las opiniones vertidas, tanto las positivas como las negativas. Siempre estoy abierta a sugerencias que mejoren mi trabajo, desde luego, pero también es cierto que resulta imposible complacer a todo el mundo, por no decir que poco deseable. En Manuscrito en el tiempo, algunos lectores se enganchan a una de las historias o personajes en particular y otros se enamoran de otra. En Entre sombras, hay quien ha señalado que le encantaba la carga filosófica mientras otros la han encontrado excesiva. ¿Quién tiene razón? Todos, diría yo.La consultora editorial Mariana Eguaras mencionó Manuscrito en el tiempo y El retorno de los bardos entre los mejores libros de 2013 (aquí). Se trata de una recomendación profesional que agradezco muchísimo, pero no deja de ser una opinión. Todos tenemos una.Puede ser difícil de conseguir, pero creo nuestra salud mental y emocional agradece que seamos independientes de la buena o mala opinión que los demás tengan de nosotros y de nuestro trabajo.
  • ¿De dónde nace la inspiración para escribir, pensaste desde el primer momento en publicar Manuscrito en el tiempo, o fue después de escribirlo cuando dijiste, esta historia tiene que ver la luz? 
¿Como surgió la idea de escribir una novela? ¿Y la idea de ''Manuscrito en el tiempo?
Toda la ficción que he escrito hasta el momento parece surgir de una imagen que captura una situación y unos personajes que me intrigan. La curiosidad me lleva a querer saber cómo han llegado hasta ahí y qué es lo que va a pasar a continuación. Empiezo a observarlos, a preguntarles, a seguirlos adonde me quieran conducir. Al escribir intento básicamente describir en palabras la película que se está proyectando en mi mente.Manuscrito en el tiempo nació cuando, después de cinco años centrada en la elaboración de la tesis, su conclusión me dejó, repentina e inesperadamente, ante un gran vacío. A ese momento de crisis respondí continuando con lo que había sido mi rutina durante meses: levantarme, ponerme frente al ordenador, escribir todo el día. Fue así como surgió la fantasía de Kirstiane y Derran, mis encantadores protagonistas medievales. Su relato resultó demasiado largo para ser un cuento y demasiado corto para una novela, así que decidí extenderlo mediante un viejo recurso, colocándole un marco en el que Andrea, una estudiante en el Londres contemporáneo, encuentra el manuscrito. Y luego apareció Claire, la autora del relato inicial, una joven aristócrata victoriana con una personalidad propia y una vida que contar.Fue un proyecto de elaboración lenta, iniciado en 2003 y retomado a lo largo de los años con el único propósito de sacar fuera de mi cabeza las conversaciones de los protagonistas y escapar de una realidad personal bastante dura. Sólo al terminar la primera versión, alrededor de 2007, pensé que quizá valía la pena intentar publicarla.No había proyectado una segunda parte y El retorno de los bardos se debe a Nuala, un personaje secundario que vino a verme durante una clase de Tai chi y se empeñó en que la mostrara como era en realidad. Si no escribo, no puedo dormir, así que al final ganó Nuala.
  • ¿Cuánto tuviste tú que ver en el diseño de los libros? Portada, maquetación, etc...Tengo la suerte de que Amalia López, mi estupenda editora, siempre me pida opinión sobre todos los aspectos y que no me imponga nada con la que no esté de acuerdo. Por otra parte, está claro que el diseño no es mi campo y hay profesionales muy competentes que se dedican a eso. Mis ideas no son necesariamente las mejores simplemente por ser la autora de la historia y, aunque dé mi opinión y sugiera algunas cosas, también procuro, con mayor o menor éxito, inmiscuirme lo mínimo. Amalia y yo solemos mantener numerosos intercambios sobre aspectos como los títulos más adecuados para las novelas, las cubiertas o los tipos de fuente. Es un proceso colaborativo que disfruto porque enriquece el libro.Me encantan las cubiertas de las tres novelas. La de Entre sombras no me convencía demasiado al principio, quizá porque yo tenía una imagen muy distinta, pero luego ha sido la que más alabanzas ha recibido. Manolo Acedo siempre nos ofrece varios bocetos magníficos y de ahí Amalia y yo vamos decidiendo. ¡A veces es muy difícil! Nos dio pena tener que descartar una idea para Manuscrito en el tiempo que nos gustaba mucho también, pero la recuperamos para el tablero de Pinterest (aquí.)
  • ¿Cómo surgió publicar en Sinerrata? ¿Mandaste a algunas editoriales o fue Sinerrata tu primera opción? 
En 2008 le envié Manuscrito en el tiempo a varios agentes y editoriales. Algunos dijeron que les gustaba pero que no trabajaban con ese género (nunca supe a qué género se referían). Al final recibí alrededor de ocho negativas.En enero de 2011, cuando acababa de terminar el primer borrador de El retorno de los bardos, me llegó el rechazo de una gran editorial que había tenido la novela varios meses. No tuve apenas tiempo de deprimirme porque me asaltó la historia de Entre sombras. Absorta por completo en su escritura durante los meses siguientes, el resto de mi vida, incluida la búsqueda de otra editorial, quedó en suspenso.En mayo de ese año recibí un inesperado correo de sinerrata pidiéndome los primeros capítulos de Manuscrito en el tiempo. Les había llamado la atención la sinopsis que puse en el espacio de promoción de Escritores.org y del que ya ni recordaba su existencia (en teoría, había expirado hacía tiempo). Aunque el bendito tema del género seguía siendo un obstáculo, la historia les intrigó lo suficiente para leer el manuscrito completo. Y luego parece que se engancharon tanto que no les importó ampliar el tipo de novelas que tenían en mente publicar. ¡Toda una suerte!
  • En algún momento al escribir ''Manuscrito en el tiempo.'' o ''El retorno de los Bardos'' ¿te sentiste bloqueada y no sabías por dónde continuar? No recuerdo haberme sentido bloqueada, al menos no durante mucho tiempo. Igual es porque no me lo tomo demasiado en serio ni tengo la presión de cumplir con unas fechas límites. Escribir es para mí casi una necesidad física, porque si no saco a los personajes de mi cabeza, no me dejan dormir. Cuando la escritura no fluye, hago otra cosa. Si mientras estoy trabajando en una historia no surgen ideas nuevas, reviso y pulo lo anterior. Imagino que no preocuparme por los bloqueos es lo que permite que la historia se desarrolle por sí misma. Recuerdo que la estructura de estas dos novelas resultó bastante complicada, como un puzzle en el que tenía que manejar muchos documentos diferentes y encajar las piezas de una forma orgánica. Si me agobiaba, me iba a dar un paseo o me metía en la ducha, que son dos de las actividades que más me aclaran la mente en momentos de turbulencias. Y también me recuerdo a mí misma que escribo para pasármelo bien, no para sufrir.
  • ¿Cuánto de real y cuánto tiene de imaginación tu bilogía?
Tiene mucho de real y mucho de imaginario, pero no en las partes más obvias. Los que me conocen personalmente me han confesado que me identifican con Andrea, pero yo siempre he creído que Kirstiane, el primer personaje que desarrollé, refleja más de mí (ignorando por un momento que no soy exactamente una princesa medieval, sino una princesa contemporánea – podéis preguntarle a mi familia). Sí que es cierto que para Andrea recurrí a mis recuerdos sobre cómo fue el proceso de adaptación a Londres, ciudad en la que ya llevo viviendo diez años. Por lo demás, no tenemos nada que ver físicamente y dudo que me encontréis corriendo por el parque ni para salvar mi vida. Tampoco sufro tendencia a los accidentes, ni hablo varios idiomas, toco el piano o tengo encuentros con atractivos fantasmas. Y jamás he tenido un novio abusivo que minara mi confianza. Todos los personajes tienen algo de mí, desde luego, pero no hay ninguno que pueda considerarse un retrato personal.
Los escritores vampirizamos vidas propias y ajenas y las empleamos de forma más o menos sutil. La imaginación está presente, por supuesto, pero siempre me gusta darle a los personajes la base más real posible. Hace años conocí a dos chicos, en países diferentes, que como Kyle habían perdido a sus prometidas en accidentes de coche. Algunos, como la suegra de Claire, una aristócrata mecenas de las artes con su propio laboratorio de química y colección de minerales, se basan en personas que existieron en esa época (Georgiana Cavendish, duquesa de Devonshire, en este caso) porque creo que eso les proporciona más peso y a menudo la realidad resulta más entretenida e increíble que la ficción.También los elementos “mágicos” en la historia de Kirstiane, aunque suenen a “new age”, están tomados de culturas milenarias como la celta, los aborígenes australianos o los nativos americanos (nada propiamente inventado).En cualquier caso, el realismo y la fantasía no dejan de ser convenciones.

  • ¿Cuál es tu personaje favorito de tus novelas? 
  • Esta es una pregunta taaaan injusta… ¿Cómo voy a elegir a uno solo? ¿Qué iban a decir los demás? Imposible. No. Todos tienen un pedacito de mi corazón.
  • ¿A qué público te gustaría llegar con tus novela?


    ¡A todos, claro!
    Manuscrito en el tiempo carga con la etiqueta de novela romántica y Entre sombras con la de literatura juvenil, lo que suele restringir, injustamente según mi parecer, su público potencial. Es cierto que las relaciones románticas son muy importantes en mis novelas, seguramente porque las considero un gran motor de transformación personal. Y es verdad que al inicio de Entre sombras la protagonista es una adolescente. Sin embargo, estas historias encierran mucho más y me encanta comprobar que algunos lectores, tanto hombres como mujeres, se han sentido agradablemente sorprendidos después de casi haber descartado las novelas porque el género no les llamaba la atención.Siempre he sido una lectora indiscriminada. Nunca me paro a pensar en el género de un libro determinado, sino si el tema me interesa o no. Sospecho que eso ha hecho de mí una escritora que bordea, mezcla y dobla los géneros sin siquiera pretenderlo. Las etiquetas son para la comida.
  • ¿Qué opinas de los blog literarios?

    Me parecen fantásticos, una plataforma perfecta que fomenta el placer de la lectura y todo lo que conlleva el mundo de la literatura. Gracias a Internet es posible crear una comunidad que no conoce fronteras y esta labor me parece muy encomiable.
  • Como sabes nuestro blog, aunque se centra más en la literatura, también habla sobre música y cine y nos encantaría conocer un poco más tus gustos en este aspecto, ¿Qué tipo de música escuchas habitualmente?

    Prácticamente de todo excepto rap y jazz moderno, que me ponen muy nerviosa. Crecí con música clásica y Mozart, los barrocos y los románticos van a ocupar siempre un lugar privilegiado. Me gustan también muchos compositores de música de cine y en los últimos años he ido descubriendo grupos como Arcade Fire y Eisley y cantantes como Agnes Obel y Greg Laswell.
  • ¿Hay alguna canción que sea especial para ti o algún grupo o cantante que te guste especialmente?

    Muse, Placebo, REM y Radiohead me han tenido enganchada durante años. Hay otros muchos que vienen y van, dependiendo de la época. Mi última obsesión es la interpretación de Antony & The Johnsons de “Mysteries of Love”, una canción que aparecía en la película de David Lynch BlueVelvet.

  • ¿Qué tipo de películas son las que más disfrutas? 
Tengo un gusto un tanto específico con las películas, igual por deformación profesional. Salvo honrosas excepciones, como Atrapado en el tiempo (Groundhog Day, Harold Ramis, 1993) o Cómo robar un millón y... (How to Steal a Million, William Wyler, 1966), evito las comedias. Las películas de acción tampoco son lo mío. Me solía gustar mucho Tim Burton, pero sus últimas películas me han parecido bastante decepcionantes. Otros favoritos contemporáneos son David Cronenberg, Ang Lee, Terence Malick, David Lynch o Zhang Yimou.




  • ¿Hay algún actor o director del que no te pierdas nada?

    Antes sí que seguía más la carrera de determinados actores y directores, como Woody Allen o Neil Jordan. Desde el punto de vista estético, recuerdo haber intentado ver todo lo de Stefano Dionisi, un actor italiano del que me enamoré en Farinelli, y luego fue Ralph Fiennes. Ya no lo hago. A base de ver algunos bodrios infumables, he debido madurar (suspiro).
  • ¿Tienes algún autor o libro preferido? Y recomiéndanos algún libro.

    No tengo autores o libros favoritos porque elegir entre tantos sería pura tortura. Dependiendo del día que me preguntes te nombraré a unos o a otros. Los de siempre son Jane Austen, Oscar Wilde, El cuarteto de Alejandría de Lawrence Durrell, El club de la lucha de Chuck Palahniuk, El guardián entre el centeno de Salinger, Los gozos y las sombras de Torrente Ballester, Crónica de una muerte anunciada de García Márquez, El tao de Pooh de Benjamin Hoff, el María Moliner…
    Antes seguía a Almudena Grandes, pero desde que vivo fuera de España se me despistan las novedades.

  • Ya para terminar, en honor al nombre de nuestro blog, no puede faltar esta pregunta en ninguna de nuestras entrevistas, en un mundo como este más imperfecto que perfecto, ¿Cómo te gustaría a ti que fuera un mundo paralelo? 
    
A pesar de las apariencias, procuro pensar que todo es perfecto en su imperfección. Me fascinan, no obstante, las posibilidades que abre la física cuántica y el tema de los mundos paralelos, y he escrito una entrada en el blog de sinerrata al respecto (“Vidas paralelas”) y un artículo en dos partes en Kósmica.

    Muchas gracias por contestar a todas nuestras preguntas Lucía, desde Mundo Paralelo te deseamos muchísimos éxitos con tus novela. ¿Algo más que añadir?
    Muchas gracias a vosotras por permitirme compartir vuestro espacio y espero que continuéis con vuestra labor de propagar la cultura y el intercambio en multitud de mundos y dimensiones.