jueves, 21 de marzo de 2013

Crónica presentación “No hay nadie en el espejo” de Simón Hernández Aguado


¡Hola a todos! Hoy os traigo la crónica de la presentación del libro “No hay nadie en el espejo” de Simón Hernández Aguado que tuvo lugar el pasado Domingo 10 de Marzo en la cafetería Alhambra en el ejido y que la verdad que disfrute muchísimo y espero volver a repetir la experiencia pronto.



Pasadas las 5 de la tarde el joven Poeta Simón Hernández Aguado, fue presentado entre una variedad de personas diferentes tanto en estilo como en edades en la cafetería Alhambra de el Ejido para darnos a conocer su libro “No hay nadie en el espejo”, aunque no es el primer libro del autor, si es el primero en papel y en solitario con el que este joven artista se da a conocer como una de las jóvenes promesas con más talento del momento.

Yo como no podía ser de otra manera asistí al acto con mucha ilusión y ganas, tanto por escuchar los poemas que ya he leído y que me habían encantado, como por conocer al fin  a Simón y saber las anécdotas que este “No hay nadie en el espejo” escondía en su interior. Me senté en la primera fila, desde donde pretendía no perder detalle de cada uno de los momentos de la tarde (de hecho creo que así lo hice) y me prepare para disfrutar de una tarde de domingo muy diferente a las que estoy acostumbrada, y es que desgraciadamente carecemos de tantos momentos de cultura que cada uno de los que podemos disfrutar siempre se agradecen y más si lo haces en buena compañía.

El ambiente de la cafetería Alhambra era el mismo que puedes encontrar sentado tomando un café en casa, igual de hogareño, de tranquilo y de agradable. Al principio tenía mis dudas sobre un acto de este tipo en una cafetería, pues a muchos actos culturales a los que había asistido en sitios parecidos no habían sido agradables para mi gusto ya que la gente no iba a presenciar el acto si no a pasar el rato, y ya no hablo de libros y de poesía, sino de conciertos de cantautor en el que para escuchar la música tenias que pegar un oído al altavoz, pero bueno eso es otra historia. En este caso el ambiente fue el idóneo y una vez que Simón se sentó a la mesa y comenzó a recitar el primer poema, todos los asistentes quedaron en rigoroso silencio convirtiéndose en un público educado y agradecido que escuchaba cada palabra y aplaudía con ganas cada vez que lo sentía necesario, disfrutando así de cada uno de los versos con los que nos deleitaba el joven Almeriense, y es que una vez que este comenzó a recitar sus poesías era imposible no sentirlas en cada poro de la piel mientras que  se clavaban poco a poco en nuestros corazones llenándolos con los sentimientos que cada uno de ellos esconde.

Y así fue como transcurrió la tarde, entre poemas y palabras del autor, entre aplausos a la cultura y sonrisas a los comentarios con los que este nos comentaba el porqué de cada poema, de su amor a la poesía, de su vida y de los momentos que componían cada historia que recitó para nosotros, entre poemas sobre la vida, sobre la cultura, la familia y también sobre la sociedad con algo en común entre todos, el sentimiento con el que el joven carbonero nos regalo los oídos, pero sobre todo entre palabras reales con las que todos nos podemos sentir identificados en cualquier momento, consiguiendo así que una tarde de domingo cualquiera, se convirtiera en algo especial, incluso me atrevería a decir que algo muy mágico, y es que al menos para mí lo fue sin ninguna duda.

Para terminar el acto Carmen una niña de tan solo 4 años leyó para todos nosotros uno de los poemas que componen este poemario despertando la ternura y la sonrisa más pura de los asistentes, poniendo así el punto y final a una tarde de lo más agradable.

Y antes de acabar esta Crónica quiero dar las gracias a Simón Hernández Aguado por su simpatía y las bonitas palabras que dedicó a Mundo paralelo, y también a la cafetería Alhambra por apostar por la cultura y por hacer posible que actos como este estén al alcance de todos.

Y  a vosotros lectores solo me queda deciros una cosa, si os gusta la poesía o tenéis la oportunidad de asistir a uno de estos actos no lo dudéis porque seguro que no salís decepcionados, e incluso si no os gusta darle una oportunidad porque yo fui con 3 amigas, a una de ellas le encanta la poesía, de hecho también había leído ya “No hay nadie en el espejo”, pero dos ellas no son seguidoras de este tipo de género literario y os puedo asegurar que todas salimos de la cafetería igual de contentas y satisfechas.



Si quieres saber más sobre “No hay nadie en el espejo”:
 






Sobre Simón Henández Aguado:
El 14 de diciembre de 1.991, nace Simón Hernández Aguado en Carboneras (Almería). Estudiante de Administración y Dirección de Empresas en este momento cursa sus estudios en la Universidad Politécnica de Cartagena.

Ha escrito en el periódico local de Carboneras "Campomar", ha participado en distintos programas de la radio argentina en las ciudades de Rosario, Buenos aires y Córdoba, también en proyectos con universidades italianas como la de Cuneo.

En el 80º aniversario de la República se leyó un poema suyo en la plaza Unzaga (Éibar) donde esta se proclamó.

Ha realizado cuatro programas de radio en homenaje a García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Miguel Hernández y Antonio Machado.

Ha participado en distintas revistas literarias digitales y fue seleccionada una poesía suya para el libro que se publicó en la ciudad de Lorca para los damnificados del terremoto del 2011.

Ha fundado los grupos de poesía en Facebook "a ti que te llaman poesía" y "Carboneras en verso". En octubre de 2011 se publica su primer libro "Un Espacio Dos tiempos" junto al escritor valenciano Antonio Monzonís.