jueves, 20 de diciembre de 2012

Reseña ''Los besos no se gastan'' de Raquel Martos


Esta historia, que no es de princesas, comienza en aquella España setentera con dos cadenas de televisión, casi siempre en blanco y negro. Esa época en la que para vivir una aventura sólo había que bajar a la calle con el bocadillo. En aquel tiempo tan lejano y no siempre tan feliz, Lucía, con el pelo a trasquilones, y Eva, a la que le encanta comerse crudas las judías verdes, tienen siete años y están forjando una amistad inquebrantable. Más de treinta años después, Lucía es una implacable directora de recursos humanos que no sabe enamorarse. Eva, al borde de los cuarenta, es una actriz retirada que está hechizada por su hija Lola y atrapada en un matrimonio roto. Lucía no puede imaginar que Eva le va a pedir el favor más importante de su vida.

Espasa

¡Hola a todos! Hoy os traemos otra de nuestras reseñas conjuntas, esta vez se trata de un libro que se ha colado de lleno en el corazón de ambas, convirtiéndose en uno de los mejores libros que hemos leído en este 2012. Se trata de Los besos no se gastan de Raquel Martos, publicado este año por la editorial Espasa, un libro , que nos enamoro desde el primer momento con su portada, y nos dejo atrapadas por sus sinopsis, pero del cuál no imaginábamos que nos iba a gustar tanto, tanto como lo ha hecho, sin duda ya con lo que hemos dicho, tendréis bastante claro, que ha sido un libro de sobresaliente, por lo que ahora os vamos a detallar un poquito más su sinopsis y él porque de esta nota tan alta.

En este libro conocemos a Lucía y a Eva. Dos niñas y mujeres muy diferentes entre sí. Ambas son amigas desde pequeñas, desde que tenían 7 años, y llevan años sin verse hasta que un día lo hacen en un aeropuerto. A Lucía actualmente la acaba de dejar su pareja y es una directora de recursos humanos que vive por y para el trabajo. Y por otra parte Eva, vive anclada en un matrimonio roto, no trabaja, y su única alegría es su hija pequeña de 5 años, Lola.

Lucía y Eva son sin ninguna duda las claras protagonistas de la historia, y el libro gira en torno a ellas, a la vida de ambas y a la evolución que experimenta como personas a lo largo de los años, además de su Amistad que es el pilar fundamental de esta historia y la que mueve cada una de sus páginas, pero además de esto, también encontramos otros personajes secundarios, todos definidos a la perfección y reales como la vida misma, con los que seguro que nos sentimos identificados, o conocemos a alguna persona en nuestro entorno que pueda recordarnos a ellos, algunos de ellos son Marisol, la madre de Eva, los padres de ambas protagonistas, Ana, la hermana de Eva, Raúl, Víctor, y la pequeña Lola. Todos ellos importantes para la trama, para cada momento de la historia y aunque algunos son mas imprescindibles que otros, todos aportan algo diferente a la historia, que nos hace descubrir un poco más de ella.
Lucía, es fuerte, valiente, decidida, y le tiene mucho miedo al amor, no sabe enamorarse, le importa muchísimo su trabajo y es muy buena en ello. Sufrió mucho en su infancia, pues su madre murió cuando era pequeña, y para ella la familia de Eva es como su propia familia, pues ha crecido con ellos también, además de con su padre y su hermano.

Eva, por el contrario es más tímida y conformista, tiene más idealizado el amor, y adora ser actriz, aunque lleva años sin subirse a un escenario. Su hija es su pasión, y tiene devoción por ella. A pesar de estar mal en su matrimonio no sabe cómo dar el paso para que esté acabe.

Raquel Martos ha sabido cómo crear dos voces diferentes, dos personajes tan iguales, pero a la vez tan diferentes, dos mundos diferentes que encajan a la perfección en un solo mundo y es por eso que nos hemos encariñado con las dos de igual manera, sin tener una clara preferencia, y es  que ambas han sido un poco de nosotras en algún momento o en algún aspecto.

El reencuentro de ellas al comienzo del libro, es completamente mágico y real, dicen de volver a verse con la esperanza de que esto no quede en el olvido, y quedan para cenar y ponerse al día de sus vidas, llevan 10 años sin saber la una de la otra, Lucía ni siquiera conoce a la hija de Lola, aunque esto no tardará en suceder. No sabemos, aunque lo podemos intuir, porque han estado sin hablar durante 10 años, hasta casi el final del libro no lo descubriremos totalmente, y será algo que hará que nos enganchemos a la novela sin poder parar de leer.

El libro está dividido en 29 capítulos, con títulos muy originales que no desvelan mucho del contenido del mismo en la mayoría de las ocasiones, y estos capítulos a su vez también tienen divisiones, pues encontramos partes contadas por Eva, y partes contadas por Lucía, cada separación está encabezada por el nombre de quién lo va a contar, una hora, y un lugar. Los capítulos son muy cortos y ágiles, y como hemos dicho ya en otras ocasiones, hacen del libro una lectura muy rápida y amena, sinceramente nosotras preferimos los libros así, pues su lectura nos resulta mucho más agradable, aunque en algunas ocasiones hay libros que necesitan de capítulos extensos para explicar ciertos detalles o momentos a la perfección en ese caso también nos gusta porque creemos que son necesarios, en este caso no hacía falta una gran extensión para contar con todo detalle los momentos que viven nuestras protagonistas, y hemos visto muy acertada la idea de Raquel Martos de contar de este modo la historia.

La novela está ambientada en Madrid capital, aunque también encontramos escenas en Barcelona, la sierra de Madrid e incluso Londres.

Si sois como nosotras, de esas personas a las que le encanta pegar post-it o señala los libros, esta es sin duda una historia en la que marcas muchas cosas, nuestros libros han terminado llenos de frases señalada, y es que la historia es enternecedora y a la vez una historia para reflexionar para pensar en las personas importantes, para pensar en la vida en general, en la madurez y en cómo cada etapa de nuestra vida es importante

Los besos no se  gastan, es un libro perfecto, que nos hará viajar por diferentes etapas de nuestras vidas, nos hará recordar nuestra niñez, nuestra adolescencia, nuestra juventud, juegos de niñez, primeros besos y un largo etcétera, alternando nuestro pasado con nuestro presente a la vez que su autora, alterna en la historia el pasado y el presente de las protagonistas, paseando por diferentes etapas de su vida, en primera persona desde el punto de vista de ambas, haciéndonos conocer su amistad a la perfección, la importancia de esta y el porqué es cada una de una manera, dando así pequeños pasos hacia el futuro al lado de ellas.

En general nos encontramos ante un libro enternecedor, un libro de los que llegan al corazón y se quedan en él por mucho tiempo. Uno de esos libros que no puedes dejar de recomendar y que quieres que lean todo el mundo, un libro que no solo vale para entretener, sino para aprender con él, para vivir cada detalle de él como si fuera nuestra propia vida, un libro en el que nos hemos sentido reflejadas, y con el que hemos vivido cada momento de sus protagonistas como si fuera nuestra propia vida. Un libro sobre todo para disfrutar en el que el valor de la amistad es sin duda el pilar más fuerte, que engancha de principio a fin, y que al final nos ha llegado a sorprender y nos ha parecido una de las historias más bonitas de las que hemos leído.


''Una historia perfecta de cómo dos amigas se convirtieron en hermanas. Y de cómo la vida es mejor vivirla acompañada de personas que nos quieran. Un libro que ha conseguido llegar a nuestro lado más tierno, consiguiendo emocionarnos y hacernos reír y llorar en la misma página.''