jueves, 2 de febrero de 2012

Reseña ''Las ranas también se enamoran'' de Megan Maxwell


Marta Rodríguez es una joven y divertida madre soltera que conduce una Honda CBF 600. Trabaja en el taller de moda flamenca de Lola Herrera, donde hace un poco de todo. Tan pronto soluciona temas de banco como diseña y cose el mejor vestido de flamenca. La vida de Marta, y su entorno, da un giro de 180 grados cuando el hijastro de su jefa, Philip Martínez, un empresario inglés, serio a la par que sexy, se cruza en su camino. ¿Qué será Philip, una rana o un sapo más en el gran charco de la vida?


Versatil



Hoy os traemos la reseña de las ranas también se enamoran, un libro publicado en el último trimestre del 2011 por la editorial Versátil, y que probablemente a todos os sonara. 
Su portada tan alegre y su nombre tan original, hicieron que no nos pasara desapercibido,y si a todo eso le añadimos las buenas críticas que esta teniendo, la rapidez con la que se ha vendido cada edición que han hecho, y las ganas que teníamos de leer algo de la autora, no se nos podía pasar por alto leer esta historia, y tras terminarla ambas tenemos una cosa muy clara, es la primera novela que leemos de Megan Maxwell y no será la última puesto que las ranas también se enamoran, también nos ha enamorado a nosotras.

Esta historia nos narra la vida de Marta Rodríguez, una protagonista muy diferente a la de todas las novelas que hemos leído, ya que normalmente leemos juvenil o novelas que tenga protagonistas mas jóvenes, en este caso, Marta tiene 32 años, y ya tiene una hija de 16, Vanessa, Marta es una madre soltera, luchadora, divertida, optimista, apasionada de las motos, y encantada con su trabajo en el taller de moda flamenca de Lola Herrera, que para ella es como una madre. Sus compañeros de trabajo son sus íntimos amigos, Patricia y Adrián, ambos personajes muy divertidos, alegres y reales como la vida misma. Philip, un ingles al cual conoce Lola, se cruzará en el camino de nuestra protagonista y pondrá su vida patas arriba…


Las ranas también se enamoran tiene capítulos muy cortos, repletos de diálogos, lo que la convierten en una novela rápida, ágil y más que entretenida lectura. El lenguaje de los protagonistas, es tan realista que nos hace sentirnos parte de ellos, la cantidad de frases ingeniosas que Megan pone en la boca de cada uno de ellos, provoca risas, carcajadas, y buen sabor de boca prácticamente durante todo el libro, lo acompaña una historia de amor, preciosa, real, en la que muchas personas se verán identificadas, por la forma en la que transcurren los hechos.

Respecto a los personajes, todos y cada uno de ellos, están perfectamente definidos, se convierten en personajes a los que llegas a adorar conforme vas avanzando en la historia, en algunos casos te sentirás impotente ante el comportamiento de algunos de ellos, los que han leído la novela sabrán perfectamente a quien me refiero, pero aun así son personajes llenos de vida, reales como la vida misma, destacaríamos a Marta resaltándola por encima de los demás, por ser un personaje fuerte y con carácter, con el que te puedes cabrear, divertir y emocionar a partes iguales, y aunque tiene sus bajones, ¿Quién no los ha tenido alguna vez?, nos ha resultado un personaje lleno de vida, una mujer de verdad y no la típica que nos quieren hacer tragar en muchas novelas románticas o juveniles.

El argumento de la novela puede parecer algo simple, pero es el carácter de cada uno de los personajes y los diálogos cargados de realismo, frescura, originalidad y simpatía, unido a las situaciones que viven cada uno de ellos, los que convierten a las ranas también se enamoran, en una novela única, de imprescindible lectura para aquellos que quieran disfrutar de una lectura agradable, divertida, llena de sentimientos, locuras y dulzura.

Megan

''Amor + Amistad + Relaciones familiares y laborales + risas + emoción = Imprescindible en nuestras estanterías.''