viernes, 13 de enero de 2012

Reseña ''Tengo una pistola'' de Enrique Rubio


Cascaradenuez lleva una década sin salir de su casa. Tiene 25 años y solo se comunica por Internet. Cada noche sueña que es el heroe de un videojuego en una Nueva York poblada por zombis, y lucha contra ellos sin saber por qué. Cascaradenuez descarga a diario películas y canciones que sabe que nunca tendrá tiempo de ver ni de escuchar. Cascaradenuez piensa que todo proyecto es un fracaso en potencia, que la derrota es un modus vivendi natural, pero Cascaradenuez tiene una pistola…



Hoy os traigo la reseña de un libro que me llamó especialmente la atención tras leer la reseña del blog ''Entre montones de libros'', en cuanto el libro estuvo en mis manos, lo devoré en poco menos de dos días, porque las ganas de saber que pasaba, y que estaba pasando podían conmigo. Tengo una pistola es un libro que comenzó siendo un relato ganador de un concurso de booket, y a día de hoy es una gran novela.

Os empezaré contando quien es Cascaradenuez, Cascaradenuez es un personaje peculiar, diferente a cualquier personaje de cualquier libro que hayáis leído, no exagero, Cascaradenuez no me ha recordado absolutamente a ningún personaje, ni siquiera a personajes de películas o series de televisión, un personaje muy original, que el autor ha sabido darle vida y sorprendernos con ello, veréis Cascaradenuez tiene 25 años, y lleva 10 sin salir de su casa, y cuando digo sin salir es sin salir absolutamente para nada, a la única persona que ve, es a un psicólogo que va todas las semanas a verlo, Cascaradenuez no tendría interés alguno en este psicólogo si no fuera porque saca dinero del cajero, para que Cascaradenuez haga la compra semanal, quitando esta compra semanal que pide telefónicamente y le llevan a su casa, para todo lo demás utiliza internet, se comunica por internet, con los curiosos personajes de Ciria, y Aenima, gestiona páginas pornográficas, y estas le dejan buenos ingresos mensuales en su cuenta, y lo gasta en discografías de grupos, y películas con contenidos exclusivos, que luego nunca llega a ver, ni escuchar, se pasa el día, leyendo estadísticas, que se sabe de memoria, y grabando en CDS la música y las películas y las series que se baja y que nunca ve. Por la noche, desenchufa su ratón, y se va a la cama con el, si si, con el ratón, y sueña que es el protagonista de un videojuego de zombis, que transcurre en Nueva York, ciudad que se conoce como si hubiera vivido años allí, y en realidad nunca la ha pisado. ¡Ah! ¡se me olvidaba! Cascaradenuez tiene una pistola.

Tengo una pistola comienza con un prólogo del conocido escritor Lorenzo Silva, y lo titula una novela 2.0, luego continua con 62 capítulos, pequeños, divididos todos ellos en dos partes, muy bien diferenciadas, y te incitan a no parar de leer, la prosa de Enrique Rubio, no es entrevesada, pero si muy cuidada, en algunas ocasiones me ha llegado a producir incluso un poco de ansiedad, pero no una ansiedad que haya catalogado como algo negativo, si no todo lo contrario. 

Es un libro con un humor bastante inteligente, un libro que te descoloca de una manera que anhelaras cuando lo termines, un gran libro con un gran trabajo de documentación a sus espaldas, con personajes totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados, elaborados, diferentes, y únicos. Un libro en el que no conocemos datos personales y físicos de los protagonistas, pero con lo que conocemos tenemos más que suficiente para imaginar sin problemas ninguno cada párrafo del libro.

EnriqueRubio

''Un libro diferente, que no se puede comparar con prácticamente nada, un libro que te hará pensar muchísimo, es más yo lo acabé hace unos días, y aun estoy pensando en Cascaradenuez y compañía.''






Agradecimientos a Enrique Rubio por el ejemplar de la novela.

DoctorTrade