lunes, 21 de noviembre de 2011

Reseña ''En un lugar llamado guerra'' de Jordi Sierra i Fabra.


Una guerra lejana, un país ignoto, un joven periodista que debuta como corresponsal y un adolescente dispuesto a hacerle de intérprete en el infierno. Más allá de la guerra, de las necesidades de uno y otro, de la supervivencia del niño y el afán de aventura del periodista, la amistad y el corazón se impondrán a la locura. Ésta es la historia de unas vidas al límite en la turbulencia de nuestro mundo.

LaGalera


Hoy os traigo la reseña de un libro real, pero ficticio, un libro escrito por Jordi Sierra i Fabra, uno de mis escritores favoritos por la gran habilidad que tiene para meterse en la piel de otras personas, y hacer cada novela diferente, sin ningún nexo de unión entre uno y otro, bueno si algo pueden tener en común los protagonistas de las novelas de este autor, es que son catalanes, por lo demás nos encontramos con historias muy diferentes, que abordan temas muy variados. Desde el amor a la guerra, desde historias de adolescentes, a historias de personas más mayores.
La novela que os traigo es ''En un lugar llamado guerra''.

En un lugar llamado guerra nos cuenta la historia de una guerra, la historia de Nestor Pujalte, un joven periodista de 24 años con aspiraciones a ser escritor, que lo acaba de dejar su novia y su padre va a volver a casarse. Una mañana llega a la redacción del periódico en el que trabaja, y su jefe, le está esperando para darle una noticia, lo manda de corresponsal y fotógrafo a una guerra que se ha desatado en la república de Tudzbestan, (un lugar ficticio).
Aunque tiene mucho miedo, decide aceptar. Y al día siguiente con poca ropa, un ordenador portátil, y su inseparable cámara de fotos ya esta viajando a ese lugar.  Al llegar conoce a un compañero Alemán, veterano en varias guerras, que le ayuda a llegar al hotel donde deben alojarse.
Y es en este hotel donde conocerá a Milo, un niño de 12 años, un chico muy listo y maduro para su edad que sabe hablar español, y Milo a cambio de comida para los suyos, se convertirá en su ''Niñera'', en su guía, en la persona que le enseñará los recobecos de la ciudad, para que Nestor tome fotografías con las que dar consistencia a sus reportajes. 

A pesar de los consejos que le dan, de no cogerle cariño a Milo, puesto que el acabará volviendo a España, y Milo tendrá que quedarse allí, vamos viendo como Nestor le coge cariño a Milo, como cada vez van teniendo más confianza, más relación. Una relación a mi parecer preciosa, de protección, cariño y amistad a pesar de la diferencia de edad entre ellos.

En la novela también veremos como Milo hace lo que sea por la supervivencia de los suyos, hace varias cosas que me han sorprendido bastante y que por supuesto no me esperaba.

También podemos ver como los protagonistas se meten en problemas, y como salen o no de ellos.

Al final de la novela el autor nos cuenta que todo es ficticio, el idioma que habla Milo, el país, todo, pero hay una única cosa cierta, que esto existe en la realidad, que en cualquier guerra del mundo, hay periodistas jugándose la vida para tener a nuestro país informado, para que podamos ver de primera mano por fotografías o vídeos, lo que está ocurriendo. Y como cada uno de estos periodistas, necesitará un Milo en sus vidas, una persona a veces de la edad de Milo, a veces más mayores, que a cambio de comida o poco dinero para los suyos, serán la voz y las piernas de estos periodistas. 


JordiSierraIFabra

Una novela real, emocionante, de ágil lectura y que te atrapa entre sus páginas, deseando conocer más y más de la historia.